Genética unplugged

¡Hola carbonian@s!

Espero que estéis llevando las olas de calor lo mejor posible, contrarrestándolas con olas del mar, por ejemplo. Es Summertime (Ella Fitzgerald & Louis Armstrong). Yo siento que se me derrite el cerebro, así que para evitar esa sensación y evadirme, me gusta poner música a todo trapo. Brindo por el inventor de la cancelación de ruido de mis auriculares. Adiós coches, adiós obras, adiós timbre, “adiós ríos, adiós fontes que diría Rosalía, de Castro, no la Motomami 😉

En estas circunstancias climáticas no se me ocurre mejor manera de rematar la temporada de #CienciaCarbonik que con una lista de reproducción para pasar el verano. A ver cómo me las arreglo para relacionarla con la genética…

Tú sube el volumen y déjate llevar, que empieza el concierto. Espero que lo disfrutes y si no es así, que nos quiten lo bailao como a Los Canallas.

¡Bien-veee-niiiii-dos!

Empezamos en alto, con energía. Liberas endorfinas y quieres más. Es lo que hace Miguel Ríos, con un directo impresionante. Así que “Bienvenidos, hijos del Rock and Roll”. Yo estoy haciendo el gesto de los cuernos con la mano ¿Tú?

Tarareo esta canción cuando pienso en la curva ROC. ― ¿La curva qué? ― Te preguntarás. Es una representación gráfica de los valores de sensibilidad frente a la especificidad para un sistema clasificador binario (Chino básico, jajajj). Empezó a usarse durante la Segunda Guerra Mundial. Tras el ataque a Pearl Harbor en 1941, el ejército de los Estados Unidos se puso a trabajar en un sistema para detectar correctamente los aparatos japoneses a partir de sus señales de radar.

Actualmente tiene muchas aplicaciones, en particular en la toma de decisiones diagnósticas. Lo que se compara es el Área bajo la curva (AUC) entre dos pruebas distintas. Esta área tiene un valor entre 0,5 y 1. Siendo 1 excelente y 0,5 como tirar una moneda al aire. Por ejemplo, si quiero saber si tienes un grano en la nariz, mirarte un pie tendrá un valor de 0,5 y a la cara de 1. Así más claro ¿no? En las PCRs de diagnóstico, como las que se usan para la COVID19, permite discriminar entre verdaderos y falsos positivos y negativos.

Marta, Sebas, Guille y los demás

Otro clásico, esta vez de Amaral, me sirve para introducir la siguiente sección. Dicen que los amigos son la familia que elegimos. Lo suscribo totalmente. Para la otra, la genética nos permite determinar las relaciones familiares y de parentesco. Como cantan Yusuf/ Cat Stevens en Father & son, AC/DC y su Problem child, la Mama de Queen o No me pises que llevo chanclas en ¿Y tú de quién eres?

Estilos distintos, como los de las familias. Cada una con su Manera de vivir (Rosendo). Mr. Blue Sky de Electric Light Orchestra, me sirvió para introducir el concepto de endogamia con los Blue Fugate. Ya sé que los efectos de la endogamia no dan buen rollo, pero la canción te despierta todas las células del cuerpo ¡Arriba esas palmas!

Con Concha Velasco revisamos los test de ancestría al ritmo de My Mother Told Me (Song of the Vikings, Dan Vasc). When I’m sixty four (Beatles) resuena a senescencia y menopausia, tema del que te hablé de la mano de Rocío Jurado y Se nos rompió el amor. Sería imperdonable no dedicarles una canción a las abuelas. En el ecuador del concierto, en mi época, encenderías un mechero y moverías el brazo de un lado a otro acompasando el movimiento con el resto del auditorio. Cierra los ojos y déjate llevar. Grandmother’s Dream (ARKAI) suena a abrazos, meriendas de pan con chocolate, besos ruidosos y un subidón de autoestima cuando hace falta. ¡Va por ustedes, abuelas!

¡Conciertazo de Bryan Adams en Vigo! So Happy It Hurts 🙂

Acércate más

Acércate más, anda. Come a Little bit closer (Jay and the Americans) que tengo que contarte un secreto. Con los datos genéticos podría haberse identificado a Jack el destripador o Jack the Ripper (Morrisey). No hicieron falta para inculpar al Hijo de Sam/ Son of Sam (Dead boys) que, según declaró, seguía las órdenes de un demonio que se manifestaba a través del perro de su vecino. Como una cabra, loco, Mad (about you) de Hooverphonic. Hay mucho Criminal, ya lo dice Britney Spears. 

I remember when I lost my mind (Crazy, Gnarls Barkley) ¿Recuerdas cuando te hablé de la genética de la conducta? Yo tendré mala leche por las mañanas, pero hay gente a la que se le va la pinza…

Me he quedado un pelín Hooked on a feeling (Blue Swede) que no me convence, demasiada sangre, como la de aquel Sunday Bloody Sunday (U2). Vamos a cambiar de tercio.

Un poco de historia (evolutiva)

El ADN es mucho más que cuatro letras. More than words (Extreme). Es posible identificar nuevas especies y conocer un poco más la biodiversidad que habita en el (What A) Wonderful World (Louis Armstrong). Así que componte, que I want you back (Jackson’s five).

El DNA ambiental nos permite estudiar la biodiversidad en distintos sustratos y zonas o evaluar el impacto antropogénico (Sí, sí, el tuyo, el mío, el nuestro). También para Buscar a Nemo 😉 Acompáñame con el sonido de las olas y el viento tan característico de Miña terra galega (Siniestro Total). La genética es útil para determinar el impacto del cambio climático en los ecosistemas. Las lluvias torrenciales son uno de sus efectos, como éstas, que nos traen Guns N’ Roses en November Rain.

Tiempo para bises

Pues ná que no puedo parar, Can’t Stop This Thing We Started (Bryan Adams) pero no quiero ser pesada. Ya me dirás que te parece la lista. Probablemente no sea la mejor selección de canciones para el verano, pero es el resultado de mi Locura transitoria (Extremoduro). Si has llegado hasta aquí, que sepas que estoy tan agradecida como Rosendo.

Feliz verano y hasta la próxima

#SinCienciaNoHayFuturo

Compártelo ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.