Maniquíes que no encontrarás en las rebajas

views
10

Pasado el día de reyes, llegan las deseadas rebajas de invierno. Escaparates llamativos con carteles coloridos que nos informan de los grandes descuentos que encontraremos: 30%, 40%, 50% … En estos escaparates, los maniquíes inmóviles nos muestran ejemplos de conjuntos de ropa y complemento disponibles en el interior de las tiendas.

Pues hoy hablaremos maniquíes, aunque éstos no los encontrarás en las rebajas, ya que se suelen estar en los hospitales y se utilizan para evaluar y/o calibrar sistemas de imagen médica (p.ej. sistemas de rayos X, resonancia magnética). Estos maniquíes, llamados phantoms en inglés, son objetos que pueden representar una parte u órgano del cuerpo humano y, en la mayoría de los casos, contienen objetos de diferentes tamaños (esferas, hilos, discos, etc.) y materiales representativos de una lesión, siendo utilizados para realizar mediciones.

                

Maniquí CIRS 021 representativo de una mama comprimida y esquema interno de uno de sus bloques.

Las imágenes de los maniquíes adquiridos en sistemas médicos de imagen permiten realizar medidas en la imagen (intensidad de la señal, ruido, contraste, artefactos) en un punto en concreto de la imagen, correspondiente a los objetos internos del maniquí. Como la posición de los objetos internos es normalmente conocida, se pueden programar algoritmos para la medición automática de estos parámetros de calidad de imagen. El uso de maniquíes y programas automáticos permiten que estas medidas sean objetivas, y que no dependan de la habilidad o experiencia de la persona que realiza la medición. Esto representa una estrategia muy útil y robusta para medir parámetros de calidad de imagen clínica, y analizar el correcto funcionamiento de los sistemas de imagen médicos de forma continuada.

Selección automática de regiones dentro y próximas a un disco de aluminio.

Por norma general, existen protocolos (nacionales, internacionales) que describen la manera de realizar las mediciones, los valores mínimos aceptables, la frecuencia de las pruebas (diarias, semanales, mensuales) o los maniquíes a utilizar. Estas pruebas permiten detectar posibles problemas en los sistemas médicos de imagen, garantizando así la calidad de imagen de los pacientes en la práctica clínica.

Esta tarea de monitorización de la calidad de la imagen de los sistemas hospitalarios suele recaer en la figura del físico médico. Éste es el encargado de garantizar, entre otras cosas, que las imágenes que utilizan los médicos para realizar un diagnóstico tengan una calidad aceptable. Si quieres saber que más hace un físico médico, te recomiendo mirar este video de la Sociedad Española de Física Médica: https://www.youtube.com/watch?v=Gis3g5oE9sg&t=27s

Antes de acabar la carbonoticia quiero desearles a todos los lectores un buen año 2019 y que no gasten mucho en las rebajas.

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *