¡Se acabaron las galletas!

Es una desgracia que nos ocurre a todos. Hace un momento, he ido a tomar el café del desayuno, ilusionado por la idea de comer una cookie, con chispitas de chocolate y… ¡vaya por Dios! ¡No hay cookies!

Algo así le va a pasar a Google. 

En mi última entrada hablaba de los sistemas recomendadores. Básicamente, como todos sabemos, las redes sociales y grandes compañías de tecnologías de la información o servicios multimedia, mantienen un registro de qué vemos, qué hacemos mientras visitamos su plataforma y, con relación  a ello, un  sistema recomendador nos propone contenido que pueda interesarnos. 

¿Qué ocurre cuando no estamos en su plataforma? ¿Ya no pueden rastrearnos? ¿No pueden saber qué estamos viendo o por dónde navegamos? Para nada. En el fondo seguimos estando «controlados» por las páginas que visitamos, gracias a un servicio del que hemos escuchado hablar (o leído sobre ello, aunque sólo sea por los pop-up que nos aparecen al entrar en una nueva página): las famosas, o infames, cookies.

Las cookies han sido, para desarrolladores y anunciantes, un modo de entender los gustos y preferencias de los usuarios. Seguro que has notado un pop-up pidiendo permiso para guardar las cookies en tu dispositivo. Eso viene de la ley de protección de datos [1] impuesta por la Unión Europea, en 2016, para la seguridad del consumidor. Pero, para empezar, ¿qué son las cookies? 

Figura 1. Pop-up de aceptación de cookies

Una cookie es un fichero de datos que una página web le envía a tu ordenador (móvil o tablet) cuando la visitas [2]. Las cookies se utilizan, principalmente, para recordar acceso y hábitos de navegación de los usuarios. Las cookies hacen que las páginas web puedan identificar tu ordenador y, por lo tanto, si vuelves a entrar a ellas, podrán recordar quién eres (como usuario, no como persona, eh!) o qué has hecho antes.

También se utilizan (o se utilizaban) cuando una web, como Facebook, te pregunta si quieres que mantenga sesión abierta. Esto lo cuento porque, a pesar de que mucha gente crea que te pueden robar tu contraseña de Facebook por «fuerza bruta», es decir probando combinaciones hasta que alguna coincida, eso es casi imposible. El modo más sencillo, por lo menos antes, era que un «hacker» (no hace falta ser hacker, os lo aseguro) capturara las cookies de inicio de sesión de Facebook y las utilizará para entrar en tu cuenta. Esto se hacía cuando un usuario compartía una red (wifi o no) con el hacker, que necesitaba de un software de captura de datos.

No sé si esto sigue siendo posible…. tampoco voy a explicar cómo sé que antes sí lo era. Lo que si voy ha hacer es poner de manifiesto aquello de «CUIDADO CON LA RED A LA QUE TE CONECTAS!! Seguro que no sabes quién más puede haber conectado (ni lo que puede llegar a hacer)»

Bueno, al igual que se guardan cookies en el dispositivo que utilizas, puedes configurar cuáles guardar. No todas las cookies son iguales. Habitualmente, las que se utilizan  para conocer qué web visitas, en qué productos te interesas más y ofrecer las ofertas personalizadas son las famosas cookies de terceros, o con fines mercantiles.

Google ha anunciado que eliminará la compatibilidad de cookies de terceros en su navegador, Chrome. Es decir, Google dejará de mostrarte anuncios basados en tu historial de navegación [3], uno de los pilares de la publicidad digital y una de las principales fuentes de ingresos de Google. 

Figura 2. Pantalla de navegación en incógnito en Google Chrome, con la opción de bloquear cookies de terceros. Dentro de poco, esta opción estará por defecto en la navegación abierta.

La verdad es que no es algo nuevo. Otros navegadores como Firefox, Safari o directamente la empresa informática Apple, ya habían tomado estas medidas. Tal y como parece, es más una medida tomada por la obligación de seguir el flujo del mercado de los navegadores que una iniciativa propia.

¿Es este el final de la publicidad «basada en tus preferencias de navegación»? Parece ser que no. Por lo que se ve, Google ya está trabajando en una alternativa igual de eficiente [4]. Por otro lado, el diseñador de software Jonas  Strehle ha publicado en Github una prueba de concepto que utiliza los favicons (los pequeños iconos que aparecen en la pestaña del navegador), a modo de cookies, para identificar qué webs visita el usuario o si es la primera vez que visita esa página. Este modo es más estable a los bloqueadores de contenido, modo incógnito o preferencias de usuario.

Moraleja: Hecha la ley, hecha la trampa. Y al final, nadie escapa.

Cuidado con lo que miréis en la web, carbonian@s! Y tened en cuenta que os pueden estar vigilando.

Un abrazo a todos.

Referencias:

[1] REGULATION (EU) 2016/679 OF THE EUROPEAN PARLIAMENT AND OF THE COUNCIL of 27 April 2016 on the protection of natural persons with regard to the processing of personal data and on the free movement of such data, and repealing Directive 95/46/EC (General Data Protection Regulation). url: https://eur-lex.europa.eu/eli/reg/2016/679/oj

[2] Xataka. Qué son las cookies, qué tipos hay y qué pasa si las desactivas. url: https://www.xataka.com/basics/que-cookies-que-tipos-hay-que-pasa-desactivas

[3] El Mundo. Tecnología. Google dejará de mostrarte anuncios basados en tu historial de navegación.  url:  https://www.elmundo.es/tecnologia/2021/03/03/603fb300fdddffba408b45b1.html

[4] Xataka. Google quiere acabar con las cookies de Internet, y dice que su alternativa es casi igual de eficaz para los anunciantes. url: https://www.xataka.com/privacidad/google-quiere-acabar-cookies-internet-dice-que-su-alternativa-casi-igual-eficaz-para-anunciantes

Compártelo ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *