Lucy in the sky y las lubinas

¡Hola carbonian@s!

Hoy necesito vuestra ayuda. Lo único que tengo claro es el título y el tema. El título ya lo habéis visto y todo lo que me viene a la mente para introducir el tema, me parece descabellado cuando lo escribo. No me lo tengáis en cuenta. Mi cerebro va haciendo asociaciones extrañas según aparecen las letras en la pantalla. Así que os propongo un juego. Imaginaos que somos Teseo y Ariadna, y que tengo un hilo. Cogedlo, va. Yo os guio. A ver hasta donde llegamos.

Por el título ya sabéis quienes son las protagonistas del post, ahora vamos a atravesar el laberinto de Creta para volver a ellas. Fácil, no? Pues vamos paso a paso, no sea que se nos rompa el hilo y tengamos que empezar de nuevo.

El laberinto

La primera parada está en Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (The Beatles, 1967), en concreto en la canción Lucy in the Sky with Diamonds. O mejor aún, en la versión de Bono para la banda sonora de la película Across the Universe (2007) titulada como otra canción de los Beatles (1969).

Al lío, Lennon nos cuenta, nos canta, un extraño (¿lisérgico?) viaje en barco por un río. Aunque en apariencia no tiene nada que ver con lo que voy a contaros, es lo primero que me ha venido a la mente. Y bueno, hay un barco y un río, y si al agua del río le añado sal ya puedo cultivar lubinas. No, no me convence. Vamos a seguir probando, a ver si salimos de esta.

Poneos de frente mirando hacia Across de Universe y a la derecha, justo al ladito de Bono, tenemos a David Bowie (¡Grande!) y su Space Oddity (1969) ¿Está preguntándole al Mayor Tom si hay Life On Mars? Madre mía, sigo sin ver las lubinas.

Definitivamente, estoy perdida. Me pregunto si el Mayor Tom y Lucy se habrán encontrado en el cielo. Y me da sueño. No soltéis el hilo, que voy a echar una cabezadita a ver si me despejo. Cuando entro en fase R.E.M. me encuentro a un cowboy preguntándome por el Man on the Moon ¡Inconcebible!

¿Houston?

Hemos pasado el centro del laberinto y toca recapitular. Tenemos a Lucy, que además de ser la prota de la canción, es el nombre que los investigadores pusieron a los restos óseos de una hembra de la especie Australopithecus afarensis de 3,2 a 3,5 millones de años de antigüedad. Y sí, la bautizaron en honor a la canción que escuchaban cuando la encontraron. Lucy caminaba sobre sus miembros posteriores, lo que indica una evolución hacia la hominización. El ser humano ha soñado desde siempre con ir al espacio. Y si no que se lo pregunten a @astro_duque,  Ministro de Ciencia e Innovación. A mí, Lucy, la Australopithecus y la de la canción, me recuerda la visita que hice a la European Space Agency (ESA) en el desierto de Atacama en Chile. En dos palabras (como diría Jesulín): IM-PRESIONANTE. El cielo nocturno en Atacama es de las cosas que uno debería ver alguna vez en su vida. No digáis que no os avisé.

Ya casi estamos…

También tenemos, en nuestro laberinto, hombres en la luna y vida en marte y estamos a un paso, pequeño para el hombre y grande para la humanidad, de producir peces en el espacio. ¿Os lo imagináis?

Pues científicos del IFREMER (French Institute of Research and Exploration of the Sea) y Montpellier University Space Centre (CSUM) sí que lo han hecho. Su plan es enviar huevos fertilizados al espacio en nanosatélites y de ahí, to the moon and back (bueno, lo de back es cosa mía ;-)). El programa se llama Lunar Hatch, comenzó en 2019 y está dirigido por Cyrille Przybyla. Se desarrolla en varias fases, la primera es el proyecto LAUVE (LAUnch Vibration of fish Embryo), que consiste en la simulación de lanzamiento de un cohete Soyuz con huevos de varias especies de peces. Como imaginaréis, lo primero que hay que definir es qué especies son las que mejor resisten la vibración. Hace 5 días se publicaron los resultados de esta primera fase y como seguro habéis adivinado una de las especies más apta es ¡Tachaaaaán! ¡la lubina!

Fish on the Moon

Cyrille, el investigador responsable, pretende diseñar una piscifactoría que utilice el agua lunar para alimentar a los residentes del futuro Moon Village concebido por la ESA. Todavía queda mucho camino por recorrer, pero desde luego es una idea brillante. In the sky with diamons 😉 Quién nos lo iba a decir, no?

Mon on the Moon 😉 Desde el Acuario de Montpellier.

Hace 3 años tuve la oportunidad de visitar el Planet Ocean Montpellier y según sales del acuario entras en un campo de asteroides e incluso puedes pisar la luna. Una sinergia maravillosa. Os dejo con una foto de la tierra desde la luna y la última canción de hoy, Mi religión de Nil Moliner. Porque me apetece, porque me gusta y porque dice “Que la luna nos guie al caminar” ¿Seguís conmigo?

¡Hasta la próxima! #SinCienciaNoHayFuturo

Compártelo ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *