Integridad Científica e Investigación Responsable

«La revista The Lancet se retracta del estudio crítico con la hidroxicloroquina .»

(La Vanguardia, 05/06/2020)

La carrera por ver quien encuentra primero la vacuna COVID o por quien publica primero sobre el COVID para tener más notoriedad (es decir, citas científicas) no es ni mucho menos una buena práctica en la ciencia.

The Lancet, revista médica líder mundial con un factor de impacto de 59.102 en 2018 (número de citas media por artículo publicado; ¡una barbaridad!), ha retirado recientemente un artículo ya que los autores no han podido verificar la autenticidad de los resultados. Ya nos lo contaba Francisco Rodríguez recientemente en su blog . Como comenta Francisco, son muchos artículos científicos que circulan por la red sin haber sido revisados (pre-prints). Así que tenemos que tener eso en cuenta a la hora de usarlos como fuente de información, aunque como vemos, algunos de los que pasan el filtro de los revisores también pueden tener datos sospechosos.

De todas formas, hay que recalcar que éstos son un porcentaje muy bajo y que la mayoría de los científicos se rigen por buenas conductas. El sistema de revisiones por pares se basa en el altruismo de los científicos para revisar las investigaciones de la comunidad científicas mientras las editoriales hacen caja. Por suerte existen iniciativas que interna regular eso (precios razonables?) para que la ciencia esté al alcance de todos (Plan S).

Fotos de stock gratuitas de ampliación, análisis, aumento, bacterias
Fuente: Pexels

Como científicos, parte de nuestro legado a la sociedad se traduce en artículos científicos y otras actividades de diseminación, pero no todo vale. Por suerte, ya hace años que se habla de Integridad Científica e Investigación Responsable. Este concepto, cada vez menos difuso, corresponde a un manual de buenas conductas a tener en cuenta a la hora de hacer investigación. Con ello, se pretende evitar malas conductas en la investigación como autorías inadecuada, presentar hallazgos exagerados o tener métodos cuestionables en la interpretación de los datos. Los casos más graves pueden incluir falsificación o fabricación deliberada de resultados o incluso plagio.

Eliminar este tipo de prácticas no solo concierne a los científicos a nivel individual, sino también las instituciones y gobiernos juegan su papel. La oficina de integridad científica de los Estados Unidos muestra una breve historia bastante explicativa (vídeo).

La integridad científica es solo una de las grandes retos que tiene la ciencia por y para sociedad: https://www.rri-tools.eu/es/homepage.

A continuación os dejo los 14 puntos de la popular declaración de Singapur sobre la Integridad en la Investigación. Un manual que debería tener en cuenta todo científico.

  1. Integridad: Los investigadores deberían hacerse responsables de la honradez de sus investigaciones.
  2. Cumplimiento de las normas: Los investigadores deberían tener conocimiento de las normas y políticas relacionadas con la investigación y cumplirlas.
  3. Métodos de investigación: Los investigadores deberían aplicar métodos adecuados, basar sus conclusiones en un análisis crítico de la evidencia e informar sus resultados e interpretaciones de manera completa y objetiva.
  4. Documentación de la investigación: Los investigadores deberían mantener una documentación clara y precisa de toda la investigación, de manera que otros puedan verificar y reproducir sus trabajos.
  5. Resultados de la investigación: Los investigadores deberían compartir datos y resultados de forma abierta y sin demora, apenas hayan establecido la prioridad sobre su uso y la propiedad sobre ellos.
  6. Autoría: Los investigadores deberían asumir la responsabilidad por sus contribuciones a todas las publicaciones, solicitudes de financiamiento, informes y otras formas de presentar su investigación. En las listas de autores deben figurar todos aquellos que cumplan con los criterios aplicables de autoría y sólo ellos.
  7. Reconocimientos en las publicaciones: Los investigadores deberían mencionar en las publicaciones los nombres y funciones de aquellas personas que hubieran hecho aportes significativos a la investigación, incluyendo redactores, patrocinadores y otros que no cumplan con los criterios de autoría.
  8. Revisión por pares: Al evaluar el trabajo de otros, los investigadores deberían brindar evaluaciones imparciales, rápidas y rigurosas y respetar la confidencialidad.
  9. Conflictos de intereses: Los investigadores deberían revelar cualquier conflicto de intereses, ya sea económico o de otra índole, que comprometiera la confiabilidad de su trabajo, en propuestas de investigación, publicaciones y comunicaciones públicas, así como en cualquier actividad de evaluación.
  10. Comunicación pública: Al participar en debates públicos acerca de la aplicación e importancia de resultados de cierta investigación, los investigadores deberían limitar sus comentarios profesionales a
    las áreas de especialización en las que son reconocidos y hacer una clara distinción entre los comentarios profesionales y las opiniones basadas en visiones personales.
  11. Denuncia de prácticas irresponsables en la investigación: Los investigadores deberían informar a las autoridades correspondientes acerca de cualquier sospecha de conducta inapropiada en la investigación, incluyendo la fabricación, falsificación, plagio u otras prácticas irresponsables que comprometan su confiabilidad, como la negligencia, el listado incorrecto de autores, la falta de información acerca de datos contradictorios, o el uso de métodos analíticos engañosos.
  12. Respuesta a prácticas irresponsables en la investigación: Las instituciones de investigación, las revistas, organizaciones y agencias profesionales que tengan compromisos con la investigación deberían contar con procedimientos para responder a acusaciones de falta de ética u otras prácticas irresponsables en la investigación así como para proteger a aquellos que de buena fe denuncien tal comportamiento. De confirmarse una conducta profesional inadecuada u otro tipo de práctica irresponsable en la investigación, deberían tomarse las acciones apropiadas inmediatamente, incluyendo la corrección de la documentación de la investigación.
  13. Ambiente para la investigación: Las instituciones de investigación deberían crear y mantener condiciones que promuevan la integridad a través de la educación, políticas claras y estándares razonables para el avance de la investigación, mientras fomentan un ambiente laboral que incluya la integridad.
  14. Consideraciones sociales: Los investigadores y las instituciones de investigación deberían reconocer que tienen la obligación ética de sopesar los beneficios sociales respecto de los riesgos inherentes a su trabajo.

Fuente: https://studylib.es/doc/7786620/declaraci%C3%B3n-de-singapur-sobre-la-integridad-en-la-investi…

Compártelo ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *