El ciclo vital de la merluza: ¡Qué difícil es crecer!

Views:
185

La merluza (Merluccius merluccius) es una de las especies más estudiadas y desde hace más tiempo en el Instituto Español de Oceanografía. Ya sé, es un pez famoso, todos lo conocemos y comemos… pero, ¿conocéis su ciclo vital? ¿qué le sucede a la merluza en el mar desde que nace hasta que muere?

Para empezar os cuento que la merluza vive en mares de aguas frías o templadas y a profundidades entre 50 y 500 metros. Tiene un importante valor comercial y es de los más consumidos en España, así que muchos barcos dirigen su esfuerzo a pescarla. En este mapa podéis ver sus zonas de pesca en el Océano Atlántico Noreste.

¿Y por qué es importante saber cómo nace, crece, vive o se reproduce ? Pues porque conociendo su ciclo vital se podrá saber con más certeza cuánto y dónde pescar, en que época del año, cual es la talla mínima a la que se puede pescar, etc.

 

Las merluzas hembras no se diferencian externamente de las merluzas machos, pero si es cierto que las hembras alcanzan mayor tamaño y peso… ¡Ah! Y también comienzan a reproducirse con más talla. Cada año, las merluzas tienen “puestas” (se llama así al momento en que merluzas machos y hembras liberan al mar sus células reproductoras).  A modo de ejemplo os diré que para las que habitan las costas gallegas las puestas tienen lugar durante los meses de enero, febrero y marzo.

El ciclo vital de una merluza comienza con los huevos fecundados de merluza que veis en esta imagen capturada al microscopio.

En la siguiente imagen podéis observar un huevo donde ya se distingue el embrión del futuro pez. El embrión va creciendo alimentándose de vitelo (conjunto de sustancias nutritivas que tiene el huevo).

Cuatro o seis días después de ser fecundados, los huevos eclosionan (se abren) y las larvas son liberadas al mar.

Cuando las larvas de merluza alcanzan los 4 mm de longitud ya tienen una mandíbula funcional y por lo tanto pueden capturar presas y comerlas. Durante tres o cuatro semanas continuan aumentando su peso y el tamaño de su cabeza, lo que les permite (al crecer también la mandíbula) capturar y comer más presas y de mayor tamaño. A los 30 días de la eclosión las aletas de las larvas están ya totalmente desarrolladas y esto les marca el paso de larva a juvenil de merluza.

Muchos huevos y larvas son alimento para otros peces, por lo que las primeras fases del  ciclo de vida se convierten en periodos críticos con una elevada mortalidad. A los juveniles que sobrevivan todavía les queda un largo y duro camino para llegar a adultos….

¿Y que come una merluza?  Pues…. de todo, es un cazador activo y carnívoro que varía sus gustos según la disponibilidad y la cantidad de presas. Además tienen un comportamiento caníbal, lo que contribuye también a la alta mortalidad que sufren los juveniles.

A modo de resumen os presento este gráfico del ciclo vital de la merluza.

La próxima vez que comáis merluza recordad por todo lo que ha pasado hasta convertirse en una merluza adulta  ¡Hasta pronto!

Mi agradecimiento especial es para mi colega de tantos años la Doctora Carmen G. Piñeiro, una de las científicas españolas con mayor experiencia en la biología de esta especie. Sus valiosas imágenes y comentarios me han ayudado a hacer esta entrada.

 

 

2s comentarios

  1. Gracias María, muy interesante esta “carbonoticia” para dar a conocer el ciclo vital de una especie que constituye una parte importante de nuestra economía y por su puesto de nuestra gastronomía … Conocer cada dia mejor nuestros recursos marinos, es fundamental para preservarlos.
    Es un placer compartir toda esta informacion contigo porque el conocimiento se consigue gracias a la colaboración y el trabajo en equipo y asi hemos trabajado durante todos estos años.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *