Beneficios de la lactancia materna

Buenas carbolectores!!!!

Ya vuelvo de mi baja maternal. Feliz. 

Como os imagináis, estos meses casi todo lo que he estado empollando de ciencia tiene que ver con este periodo de mi vida tan especial y maravilloso. Hoy os voy a hablar de algo que he vivido, sin esperarlo, con magia, y que me ha sorprendido muchísimo, ¡tanto desde el punto de vista personal como científico! Se trata de la lactancia materna, mi gran aliada durante estos meses de exogestación. Ahora está muy moda la lactancia materna (se recomienda en exclusividad durante los 6 primeros meses de vida y durante los dos primeros años acompañada ya de comidita “de mayor”). Y ¿por qué está tan de moda? Pues resulta que tiene muchísimos beneficios para el bebé y para la mamá. Aquí os los dejo:

  • NUTRIENTES: Es la fuente de nutrientes más adecuada para el bebé. Se regula según la edad y necesidades nutricionales del pequeño. Además, según la duración de la succión le aporta al bebé fundamentalmente líquidos (si tiene sed) o energía -las grasas son las que se aportan sobre todo al final de la toma- si tiene hambre. ¿Parece magia verdad?
  • PREVIENE LA OBESIDAD: ya que los nutrientes se ajustan a las necesidades nutricionales del bebé.
  • DEFENSAS: la madre pasa al bebé a partir de la leche tanto linfocitos (sobre todo cuando está malo ya que es capaz de regularse), como inmunoglobulinas, hasta la microbiota intestinal que se va a ir estableciendo en su pequeño tracto digestivo para protegerle de posibles invasores y ayudarle a hacer la digestión. Y lo que aun no sabemos, seguro.
  • PREVIENE ALERGIAS: dado al contacto de alérgenos provenientes de la madre. Además, el sabor de los alimentos ingeridos por la madre pasa al bebé y ayuda a la aceptación de alimentos en un futuro.
  • MEJORA EL DESARROLLO DE LA MANDÍBULA: gracias al esfuerzo de la succión.
  • MENOR RIESGO DE ENFERMEDADES PARA LA MAMÁ: Se ha demostrado que amamantar reduce el riesgo de cánceres como el de mama y ovario, de sufrir enfermedades cardiovasculares (dado a que hormonas que se liberan durante la lactancia como cortisol, prolactina y oxitocina influyen sobre la presión sanguínea) y obesidad (la producción de leche consume unas 500 kcal al día). 
  • EL CUERPO DE LA MADRE SE RECUPERA ANTES: gracias a hormonas liberadas como la oxitocina, el útero se contrae volviendo al tamaño normal, antes de la gestación.
  • AMENORREA: la regla suele tardar más en volver debido a que la hormona prolactina se libera y está implicada en controlar el ciclo menstrual.
  • EL APEGO: esto es difícil de medir, pero se ha observado que la liberación de hormonas durante la lactancia relaja a la madre y mejora el vínculo con el bebé. Además, el bebé mejora también su autoestima y vínculo con la madre.
“Virgin and Child” by Leonardo da Vinci (1452 – 1519)

En mi caso ha sido muy difícil establecer esta lactancia materna al principio. Y fue gracias a esa magia que tiene la lactancia. Como la bebé no era capaz de succionar bien, la estimulación del pecho con un sacaleches hizo que se siguiera liberando la hormona prolactina (engañando a mi cuerpo, diciéndole: mira mi hija cuánto come…produce más por favor…) y así pude mantener la producción de leche hasta que mi niña fue más fuerte para succionar perfectamente bien. Y desde entonces, hasta ahora, con casi 10 mesecitos, a ver si nos acompaña algunos más. 

Espero que la magia de la ciencia de nuestros cuerpos os haya asombrado tanto como a mí.


Nos vemos en la próxima!!!!!

Compártelo ...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *